top of page

Reflexiones - 30 de agosto 2016


Dios te otorgó el don del intelecto para que pudieses elegir; no para llenarte de conocimientos ni para obtener títulos universitarios. Pero ¿para elegir qué? Debes decidir si prefieres seguir